Leer más" />
Realidad aumentada

Realidad aumentada y virtual: los anteojos inteligentes se venderán…

Compañías como Facebook, Microsoft y Apple están apostando fuerte por la realidad aumentada y virtual mientras buscan la siguiente generación de celulares

Mientras las compañías estudian cuál será el próximo gran salto en tecnología y capacidades en los celulares y dispositivos móviles, ya comienzan a apostar por nuevas gama de gadgets inteligentes, como los anteojos con realidad aumentada y virtual.

Algunos de los mayores actores de la industria tecnológica —incluyendo Facebook, Apple y Microsoft— están apostando muy fuerte por realidad aumentada (RA) y virtual (RV).

Aunque las cascos de realidad aumentada y realidad virtual están lejos de ser tan comunes como el smartphone, el presidente de Qualcomm, Cristiano Amon, cree que las sofisticadas gafas inteligentes —que parecen y se sienten de manera similar a las gafas que usas a diario— pueden llegar en sólo 2 años.

«No sustituirán a tu móvil, pero tendrás otro tipo de dispositivo», dice Amon, presidente del mayor fabricante de chips para móviles. «Sólo piensa en la evolución de las gafas».Te puede interesar

Los gigantes de Silicon Valley han estado los últimos años intentando descifrar cuál sería la siguiente gran evolución de la tecnología o informática. Facebook compró la startup de gafas de realidad virtual Oculus VR en 2014 por u$s2.000 millones, y desde entonces ha lanzado una serie de cascos de realidad virtual con distintos precios.

Hace poco, Microsoft empezó a distribuir la segunda generación de sus gafas de realidad aumentada HoloLens de u$s3.500, mientras Apple trabaja en sus propios cascos de realidad virtual y aumentada que podrían lanzarse en 2022. Apple ya ofrece herramientas para que los desarrolladores creen aplicaciones de RA para el iPhone y el iPad, y su CEO Tim Cook ha hablado del potencial de la realidad aumentada en múltiples ocasiones. Amazon también anunció recientemente su primer par de gafas inteligentes, las Echo Frames, con las que podrás comunicarte con Alexa.

Pero a pesar de su publicidad y promesas, los cascos de realidad virtual y aumentada como el Oculus de Facebook aún no se han penetrado en la sociedad. Los pedidos de dispositivos de realidad virtual y aumentada volvieron a crecer en el primer trimestre de 2019 después de un año de declive, según International Data Corp (IDC).

Se espera que los pedidos de cascos realidad aumentada y realidad virtual continúen creciendo a lo largo de 2019, aunque IDC señala que la mayor parte de ese crecimiento se debe a la industria comercial y no a las ventas al consumidor.Te puede interesar

Pero Amon cree que una nueva ola de gafas inteligentes podría estar en el horizonte con una apariencia y un tacto mucho más natural que el de los cascos de RV actuales. También cree que desempeñarán un papel importante en la forma en que nos comunicamos, en el acceso a Internet y en el uso de las redes sociales —tan imprescindibles como los smartphones de hoy en día.

«En el futuro van a haber dispositivos que van a cambiar la realidad social», según Amon. «Porque tienes la tecnología para hacerlo, lo que sería como la presencia virtual».

Por ejemplo, las gafas inteligentes podrían utilizarse para identificar a personas en una reunión, conectarse a la nube y encontrar a los asistentes en las redes sociales. La teleconferencia es otra área que probablemente se beneficiará de dispositivos como las gafas inteligentes, según Amon, quien ofreció otro ejemplo en el que un avatar podría ser proyectado en realidad aumentada frente al usuario para casos como una llamada telefónica.

El desarrollo de gafas inteligentes como las descritas por Amon sería posible gracias al lanzamiento de las redes 5G, que se espera que proporcionen conexiones de alto rendimiento y una baja latencia, necesaria e imprescindible para dispositivos como las gafas de realidad aumentada y realidad virtual.Te puede interesar

Dado que las redes 5G harán posible que los dispositivos mantengan conexiones a Internet rápidas y fiables, la mayor parte del procesamiento se hará en la nube, lo que permitirá a las empresas crear dispositivos más delgados y ligeros que los que se pueden usar hoy en día.

El presidente de Qualcomm prevé que las primeras versiones de gafas inteligentes que soporten estas funciones y se asemejen más a las gafas que a las gafas de RV podrían empezar a llegar en 2021.

«Esto no es sólo una ambición, hay gente trabajando en ello», dijo Amon. «He visto algunos prototipos increíbles».

Evidentemente, las gafas inteligentes con cámaras y conexión en la nube pueden provocar reacciones contrarias entre los defensores de la privacidad, sobre todo cuando las empresas de tecnología están sometidas a un escrutinio cada vez mayor en cuanto a la forma en que recopilan y gestionan los datos de los usuarios. Google Glass, unas gafas experimentales de realidad aumentada de 2013, se sometieron rápidamente al temor de que su cámara pudiera ser utilizada para grabar disimuladamente vídeos y fotos que violaran la privacidad.

La llegada de estos dispositivos también se produciría a medida que la industria de los smartphones sufra las consecuencias de que los consumidores conserven sus dispositivos durante años. La industria acaba de empezar a recuperarse en 2019 después de soportar dos años de descenso de los pedidos. Pero Amon cree que esto también cambiará con la llegada de la 5G.

«Es una gran transformación tecnológica», dijo Amon. «Va a ocurrir a gran escala; va a ser más rápida la migración que la del 4G», indicó Business Insider.

Realidad aumentada

¿Qué tienen por dentro unas gafas de Realidad Aumentada?…

Los chicos de iFixIt echan un vistazo al funcionamiento de las nuevas gadas de Leap.

Uno de los sueños dorados de todo niño es desmontar todo lo que hay alrededor para echar un vistazo al interior. ¿Por qué? es obvio, para ver lo que hay dentro. Pero ese niño que llevamos dentro no se va nunca, sobre todo si eres un curioso de la tecnología. Por eso te gustará echar un vistazo al interior de todo cacharro que toque con tus manos, siempre que sea posible. Por eso hoy te proponemos algo de este estilo: ver el interior de las gafas Magic Leap.

El interior de las Leap Magic

A principios de mes, la firma Leap dio un importante anuncio: la llegada de sus gafas de realidad mixta Magic Leap. La firma ya preparó otros prototipos en su día, como el Leap Motion que se controla sin necesidad de mandos. Pero centrémonos en el modelo actual y, sobre todo, qué es lo que tiene en su interior.

lentes de realidad aumenta

magic leap desarmada
Han sido los chicos de iFixit los encargados de desensamblar todos los componentes, quitar tornillos y desconectar cables del dispositivo. Lo primero que llama la atención son las lentes del aparato, que lleva unos cristales polarizados además de un panel LED IR que conecta con el resto de componentes de la máquina. Por la parte delantera encontramos tres sensores en cada lado. Estos sirven para medir la profundidad y tantear los objetos que hay alrededor del usuario. Cada una funciona de forma independiente, pero juntan toda la información en una misma área donde también reflejan la luz ambiental. Si nos desplazamos a los laterales nos encontramos con los altavoces. Estos no son de conducción ósea, sino que tienen una pequeña rejilla que da al exterior.

Pero aquí no acaba el despiece de las gafas AR. A diferencia de otros modelos, todos los componentes los integra en una pequeña estación a la que se conecta por cable. Esto las hace muy ligeras y fáciles de utilizar. En el interior de la carcasa encontramos todo el chipset. Bajo la tapa está el mecanismo de ventilación, y justo debajo los componentes. Entre ellos está un chip gráfico NVIDIA Tegra X2 con 32 GB de RAM. También quedan integrados los conectores USB C, las conexiones que miden y ubican el dispositivo además de una batería de 36.77 Wh.

¿Fácil de reparar?

Todo esto suena muy bien, pero para el que el toque reparar este aparato se puede preparar. La página le da un tres sobre diez en reparación, lo que indica que no es un aparato sencillo de cambiar componentes, que además son bastante frágiles.