Leer más" />

Oculus Quest, impresiones de la realidad virtual sin PC…

La realidad virtual necesita alejarse del PC y la consola para dar el siguiente paso evolutivo. Facebook y Oculus nos han enseñado el futuro de la realidad virtual, y os ofrecemos nuestras impresiones de Oculus Quest tras jugar con el dispositivo a títulos que, hasta ahora, eran exclusivos de consola y PC.

La realidad virtual ya lleva tres años con nosotros, pero después de un inusitado interés inicial por parte del público, parecía que los dispositivos – los visores – habían quedado reducidos al nicho de jugadores que quieren jugar en este »formato», algo que Oculus Quest quiere »solucionar».

Se siguen desarrollando juegos para realidad virtual, pero los juegos tradicionales siguen ganando la batalla debido a lo accesibles que son. Simplemente, hay que comprar un PC o una consola y jugar sin tener que invertir varios cientos de euros más en un »complemento» que sí, es espectacular, pero que tiene una barrera de entrada, el precio, difícil de superar para muchos usuarios.

La realidad virtual autónoma es algo que llama la atención y se venía demandando. Con los chips móviles cada vez más potentes, no había excusa para no incluir un Qualcomm, por ejemplo, en un dispositivo de este estilo para, así, permitir que la realidad virtual sea otra plataforma completamente diferente.

Es decir, igual que compramos un PC con sus juegos, o una consola, comprar un visor de realidad virtual que no necesite nada más para funcionar, más allá de los juegos de su tienda. Con esa idea, Facebook presentó (hace ya bastante tiempo) Oculus Quest, unas gafas de realidad autónomas que no necesitan sensores externos, un PC o una consola para funcionar.

A continuación, os contamos nuestras impresiones con Oculus Quest tras probar durante varias sesiones de juego lo que puede ser la nueva generación de la realidad virtual, y lo que podría impulsar este tipo de plataforma de una vez por todas.

Especificaciones de Oculus Quest

Evidentemente, tendremos que esperar al análisis de Oculus Quest para poder hablar más del hardware, como todos los detalles técnicos (ahora mismo la información sigue siendo algo limitada) y las sensaciones tras horas de juego, como la batería, el cansancio y si hay efecto rejilla en las gafas.

De momento, podemos decir que las Oculus Quest, con su hardware de móvil y sus lentes de la primera generación de Oculus, nos han dejado buen sabor de boca. Se trata de una nueva generación que, según Oculus, no llega para sustituir a ningún sistema anterior. 

Oculus Quest

Es decir, las Oculus Go son la puerta de entrada a la realidad virtual, las Rift son la VR de alta gama y estas Quest están en un lugar intermedio entre ambos dispositivos. Se trata de un visor autónomo que cuenta con varias cámaras que permiten mapear el espacio de juego y la posición de los mandos.

Tienen batería integrada y el Snapdragon 835 se encarga de lo demás. Sí, se trata de un procesador que catalogaríamos como »desfasado» en el terreno de los móviles, ya que es el que montaba, por ejemplo, el Pixel 2 XL y tiene dos generaciones por encima (el Snapdragon 845 y el 855). Sin embargo, da mucho juego cuando se programa específicamente para él, como os contaremos más adelante.

Las lentes, sin embargo, también son importantes y, en este sentido, tenemos pantallas OLED con una resolución de 1.600 x 1.400 píxeles por ojo a 72 Hz. No llegan a lo que ofrecen las Rift S, en términos de refresco, pero es más que suficiente para disfrutar sin problemas de la realidad virtual.

La clave de las Oculus Quest es la movilidad, y eso también pasa por la configuración. Como decimos, todo el hardware está integrado en el visor y las cámaras, además de para seguir el movimiento de los mandos, sirven para delimitar el espacio de juego de manera sencilla.

Es una especie de realidad mixta de Windows, donde con las cámaras dibujamos el espacio útil que podemos utilizar. Se acabó eso de tener un campo de fútbol como salón, ya que si podemos mover los brazos sin golpear nada, tenemos un espacio útil para jugar, y lo mejor es que con el modo Insight de las gafas podemos »ver» a nuestro alrededor sin tener que levantar el visor. En un par de minutos tenemos configurada la zona de juego en cualquier parte.

Los Oculus Touch son la clave

Diréis que esto de la VR autónomo ya existía con Oculus Go, y tenéis razón, pero aunque seguro que si se programa para el Snadragon 821 de las Go, conseguirían grandes juegos, no pueden hacer nada con los mandos.

Oculus Rift

Oculus Rift

Las Oculus Rift con los mandos Oculus Touch son una gran experiencia para disfrutar de la mejor realidad virtual posible. Son compatibles con la tienda de juegos de VR de Steam, así como con los títulos de la tienda de Oculus.Oferta en Amazon

El único mando de las Oculus Go no se podía mover en un espacio tridimensional y su precisión dependía del giroscopio. Era preciso en juegos sencillos, pero no es comparable a los complejos mandos de otros sistemas. La buena noticia es que Oculus ha rediseñado los Oculus Touch y esos son los mandos de las Oculus Quest.

Oculus Quest
Los mandos se han rediseñado para permitir el tracking desde el casco.

Tenemos los mismos mandos en las Quest que en las Rift S, lo que significa que podemos hacer lo mismo con ambos sistemas. Son mandos que se mueven en un espacio 3D, que cuentan con unos botones con un gran tacto, gatillos de calidad y, sobre todo, permiten mapear los controles de cualquier juego de la VR »seria», la de PC, algo que, repetimos, era imposible con las Go.

A la hora de jugar, y a la espera de nuestro análisis de las Oculus Quest, no tuvimos ningún problema de reconocimiento de movimientos, e incluso en juegos en los que tenemos que pasar el mando tras la espalda, el movimiento era el que debía ser (parece que las cámaras del casco cuentan con angulas suficiente para »mapear» dichos movimientos).

Oculus Quest, la »consola» de la realidad virtual

En la presentación de la Oculus Quest estaba Jason Rubin, una de las personalidades de la industria, cofundador del estudio Naughty Dog (creadores de Crash Bandicoot, Jack and Daxter, Uncharted y The Last of Us) y actualmente miembro del equipo de Oculus.

Robo Recall

Se unió al equipo en 2014, y parece que las Quest son fruto de su trabajo (algo que no nos confirmó, pero que tiene mucho sentido). Rubin catalogó a las Quest como la consola de la realidad virtual, unas gafas que no necesitan nada más, que tienen sus mandos, no necesitan sensores externos y cuentan con su propia tienda.

Son una plataforma más, y como decíamos antes, el chip Snapdragon 835 demuestra que, aunque »anticuado», tiene mucho que decirHay varios juegos planeados para Oculus Quest, algunos nuevos y otros versiones de títulos de consola y PC, y ciertamente eso da una nueva dimensión al dispositivo.

De momento, contarán con los siguientes juegos confirmados:

  • Vade Immortal.
  • Dead and Buried 2.
  • Sports Scramble.
  • Superhot.
  • Face Your Fears 2.
  • Journey of the Gods.
  • Beat Saber.
  • Job Simulator.
  • Moss.
  • Robo Recall.

Si sois jugones, hay nombres que os sonarán, como Superhot (uno de los juegos independientes que más han llamado la atención), Job Simulator, Moss (un título que solo es posible en realidad virtual), Beat Saber y Robo Recall (la exclusiva de Epic Games, Fortnite, para Oculus).

Solo pudimos jugar a dos juegos, Bear Saber y Robo Recall. La experiencia con ambos fue muy, muy similar a la de Oculus Rift en PC. Bear Saber es una especie de Guitar Hero en el que debemos partir cubos al ritmo de la música. En este juego, los altavoces integrados en el sistema cumplieron su labor y tanto el refresco de la pantalla como los controles, respondieron a la perfección (y es de agradecer en un juego tan frenético).

Robo Recall, por su parte, es un shooter en primera persona en el que también debemos derrochar decenas de balas y que nos ofrece en Quest una respuesta idéntica a la de PC. De momento, con los juegos anunciados de primera hornada, parece que los amantes de la VR y los videojuegos podrán estar contentos, ya que demuestran que habrá juegos, con diferencias visuales lógicas, que se adaptarán a las Quest.

Además, según nos contaron los creadores de Beat Saber (los checos Beat Games), no ha costado demasiado, en tiempo y recursos, adaptar Beat Saber a las Quest, siendo esta otra ventaja importante para los desarrolladores, y también para los jugadores, que tendrán más contenido.

Lanzamiento y precio de Oculus Quest

Las primeras impresiones con Oculus Quest no podrían haber sido mejores debido a que, por fin, teníamos lo que muchos buscábamos desde hacía tiempo, una realidad virtual autónoma con juegos »de verdad» que poder disfrutar en cualquier lado.

Claro está, quedan preguntas por responder, como la autonomía o el calentamiento del Snapdragon 845tras largas jornadas de juego, pero al menos las impresiones que nos llevamos tanto con las lentes como con el sistema de mapeo y, sobre todo, los mandos, no podrían ser mejores. 

Oculus lleva esa filosofía de las consolas a la VR: compras un sistema y no tienes que preocuparte por los requisitos. Si el juego existe para Quest, funcionará al máximo, ya que no tienes que tener un PC o una consola aparte. El precio de las Oculus Quest será de 450 euros, confirmado para nuestro territorio, y llegará a lo largo de esta primavera.

Solo queda ver la respuesta de otros fabricantes que están metidos de lleno en la realidad virtual.

https://computerhoy.com/reportajes/gaming/oculus-quest-impresiones-realidad-virtual-pc-405597

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *