Leer más" />

Un YouTuber pasó 24 horas viviendo dentro de Minecraft…

Un YouTuber decidió que quería experimentar vivir en otro mundo. Para conseguirlo, encendió el modo de realidad virtual de Minecraft en su PC y pasó 24 horas dentro del juego. Compartió los resultados de su experimento en un documental corto esta semana, el cual revela lo que le ocurre al cerebro y al cuerpo después de pasar tanto tiempo en la realidad virtual. 

Apollow, un YouTuber que es parte del canal Disrupt, quería saber cómo sería vivir en otro mundo durante un periodo de tiempo significativo. Quería saber lo que ocurriría y cómo le afectaría. Apollow escogió Minecraft porque le ofrece a sus jugadores varias actividades, lo cual le evitaría pasar aburrimiento.

El ciclo de día y noche en Minecraft es más corto que el nuestro. Por lo tanto, 24 horas en Minecraft en la vida real era lo equivalente a pasar 72 días en el juego. Apollow se preguntó cómo su mente y cuerpo reaccionarían al saber que tantos días virtuales habían pasado. Al principio, el YouTuber tuvo algunos problemas con los mandos, pero al final se acostumbró al modo de realidad virtual. Después de construir su primer casa, Apollow sintió que se había acostumbrado a vivir en la realidad virtual.

Con su nueva confianza, Apollow decidió intentar vencer Minecraft, algo que supondría llegar al dragón al final del juego y derrotarlo.

Durante el stream de 24 horas, Apollow solamente tomó tres pequeños descansos para dormir, aunque mantuvo puesto su headset y auriculares. Lamentó haber construido su gallinero al lado de su casa virtual porque las gallinas no le dejaban dormir en la vida real. Según Apollow, despertarse en realidad virtual solamente fue raro durante unos momentos, pero luego se readaptó su cerebro.

De hecho, Apollow no sintió nausea la mayoría de las 24 horas que pasó en realidad virtual. El único momento en el cual se sintió mal fue cuando viajó en barcos. Estos se movían muy rápidamente y causaron que se sintiera mareado.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *